Antioquia



A poco más de 3 horas en auto desde la ciudad de Lima se encuentra el distrito de Antioquia, un bello y pequeño poblado rural, que forma parte de la provincia de Huarochirí y es considerado por el Guinness como el retablo más grande del mundo, regalando color y fantasía por donde quiera que se mire.

Pueblo convertido en lienzo

Hasta el año 2007 Antioquia no contaba con más 171 casas, cantidad que no ha variado mucho hasta la fecha. Lo cual le convierte en un poblado pequeño lleno de fachadas coloridas, que presentan vistosos dibujos diseñados a partir de flores, animales y ángeles, que convierten sus calles en un lienzo gigante.



Entre las actividades que se pueden realizar en el pueblo está el recorrido de sus calles, ingerir una rica y típica comida en los restaurantes que bordean la plaza de Armas o la contratación de guías para visitar los cultivos aledaños al pueblo de manzanas y Membrillo, a partir de los cuales se elaboran dulces y mermeladas de excelente sabor y calidad.

Cómo llegar

La vía que permite llegar al pueblo parte por carretera hacia cieneguillla, tomando posteriormente la ruta hacia Huarochiri y pasando por los pueblos de Chontay, Nieve Nieve y Sisicaya. Sin embargo, se trata de una vía de difícil tránsito para autos pequeños tipo sedan, por lo cual no es recomendable realizar el viaje en autos de este estilo.

Desde la ciudad se pueden comprar Full days a precios que van desde los 65 soles en adelante. Estos tours permiten disfrutar de ruinas y distintos puntos en el camino, que en el caso de ir en auto propio no se podrían disfrutar por desconocimiento de su ubicación.

Antioquia es un pequeño poblado lleno de paz, magia y mucha tranquilidad que recibe a los turistas para ofrecer un poco de la magia que les caracteriza; siendo perfecto para terminar cualquier recorrido turístico en un día libre. ¿Te animas?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *