Chinchero y su feria dominical



Si tienes pensado viajar a Cusco  para conocer un poco más cerca la historia de esta ciudad, centro del Imperio Incaico, y tener una experiencia más vivencial, pues te recomendamos visitar el pueblo de Chinchero.

Chinchero  es un pueblito que se encuentra ubicado a 28 km al noroeste del Cusco, en el Valle Sagrado de los Incas, y está a una altura de 3,762 msnm. Este pueblo está rodeado por los nevados de Salkantay, Soray y Verónica.

Por la altura de Chinchero se puede esperar encontrar tierras no fértiles, pero al contrario, Chinchero se caracteriza por ser uno de los más grandes pueblos graneros del Cusco. En sus tierras se siembra ollucos, papas, ocas, cebada, habas y trigo.



Según la historia, Chinchero fue el lugar que el inca Túpac Yupanqui eligió para establecer su residencia, donde mandó a construir hermosos palacetes. En 1536, Manco Inca se rebeló incendiando Chinchero para evitar que los españoles lo persiguieran y así pudiera escapar a algún lugar de la selva.

Tiempo después, el virrey Toledo , en su visita al Cusco, se detuvo en Chinchero, donde estableció una reducción de indios (que eran centros donde se debían reasentar los indios de la América Española separados de los lugares donde residían los españoles) y mandó a construir una iglesia que aún persiste hasta la actualidad.

Actualmente, Chinchero es un pueblo muy tradicional, pues por más que los españoles trataron de que los habitantes de este lugar acataran sus órdenes y costumbres, no pudieron; ellos prefirieron seguir siendo fieles a su cultura. Hasta hoy siguen teniendo como lengua materna al quechua, siguen usando sus trajes típicos coloridos y realizando sus ferias dominicales.

Los habitantes de Chinchero se dirigen desde sus viviendas hacia la plaza principal todos los domingos para organizar la feria dominical del pueblo y poder ofrecer en venta sus productos o realizar el ya tan familiar ‘trueque’ (intercambio de productos).



Chinchero es un buen lugar para visitar si es que se quiere tener una experiencia más viva de lo que fue la cultura milenaria de los incas, pues esta se encuentra plasmada en las paredes de las viviendas, en las callecitas, la iglesia, en la vestimenta y en su ya famosa feria dominical que no puede dejar de visitar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *