El Boquerón del Padre Abad



Si es que deseamos conocer el país y tenemos tiempo para poder movilizarnos, no dudemos en viajar en bus. Si bien la accidentada geografía peruana hace que los tiempos de viaje sean largos para los estándares occidentales, este hecho es compensado con paisajes de ensueño y experiencias sin igual que no hubiéramos podido ver si es que hubiésemos viajado en avión.

Al noroeste de Huánuco y en el límite con el departamento de Ucayali, en el punto en donde los Andes se convierten en la selva, se encuentra el principal accidente geográfico de la región, que enfrentó a varias comunidades andinas que, desde tiempos inmemoriables, buscaban entrar a la selva en búsqueda de tierras de cultivo.

Se le conoce como el Boquerón del Padre Abad , la puerta de entrada fluvial a la gran llanura amazónica .



Importancia para el país

Para saber cómo este lugar se hizo conocido en el Perú, debemos hablar un poco sobre historia. Luego de que el país perdiera la región de Acre con Brasil y el trapecio de Leticia con Colombia, a fines de los años 20 se entendió que no existía una política efectiva para la comunicación fluvial con los pueblos amazónicos que vivían al otro lado de los Andes, por lo que se comenzaron a construir carreteras trasandinas.

Una casualidad hizo posible que se rebuscara en los libros de historia, específicamente en los manuscritos de los sacerdotes jesuitas, para saber cuáles serían los mejores caminos hacia el Amazonas. Se encontró, entonces, una ruta que fue descrita por el fray Alonso Abad, en donde se hablaba de un boquerón que llevaba directamente hacia la planicie frondosa.

En 1937, luego de varios meses de búsqueda, se encontró el boquerón y a partir de ahí se marcó un hito en la historia de las comunicaciones del Perú, ya que se pudo construir la carretera Tingo María – Pucallpa, que unía la amazonía con la costa. El boom de la empresa de finas maderas y otros elementos geopolíticos hicieron que se utilizara también los ríos, desarrollándose la región y trayendo riqueza para Huánuco.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *