fullday

La mejor manera de descubrir Perú: No te preocupes por nada, te recogemos en el punto de encuentro, traslado al destino, acompañados por guías profesionales y vuelta a casa. ¡Aprovecha al máximo tu tiempo y todo al mejor precio!

Fullday
Rincones de Miraflores y Barranco a golpe de pedal

Rincones de Miraflores y Barranco a golpe de pedal

Nos encontramos a unas pocas cuadras del Parque Central de Miraflores, más conocido como el Parque Kennedy, donde se dan cita pintores, escultores, artistas populares y vendedores de obras artísticas para exponer y vender sus obras al público asistente, mientras los famosos gatos del parque interactúan con sus visitantes.

Envueltos en este escenario Miraflorino, conocemos a nuestos guias, Rodrigo y David que nos acompañaran durante todo el trayecto. Somos un grupo pequeño de 6 ciclistas de distintas edades. Las bicicletas son estupendas, tipo paseo, parecen recién compradas. David nos ayuda a ajustarlas a nuestro gusto para la pedaleada mientras Rodrigo, mapa en mapa, nos explica la ruta que haremos y nos da unos cuantos tips para circular en grupo en una ciudad tristemente famosa por su tráfico.

Cogemos enseguida la calle Jose Pardo donde ya podemos apreciar que que estos chicos lo tienen muy controlado: mientras uno guía al grupo, el otro se encarga de que nadie quede rezagado o de ayudar en los cruces para que el trafico no sea un problema. La verdad es que uno se siente muy seguro, pedaleando por la ciudad de este modo.

El recorrido es muy llano, así que, sin demasiado esfuerzo llegamos al Malecón, donde disfrutamos de la hermosa vista del mar, las playas y los acantilados, mientras Rodrigo nos explica detalles sobre el lugar. Aprovechamos para beber agua y hacer las fotos de rigor.

La siguiente parada no se hace esperar, antes de cruzar el puente de Eduardo Villena Rey, que une el malecón Cisneros y de la Reserva visitamos el parque del Amor, (inaugurado el 14 de febrero de 1993) . Inspirado en la obra de Gaudí y coronado por la estatua del beso, cuyo autor es el artista peruano Víctor Delfín. Damos un breve paseo por el parque a pié, bordeado un muro ondulante, donde se puede leer frases románticas de los más conocidos poetas peruanos. Es hora de volver a nuestras monturas. Esta vez pedaleamos a buen ritmo, siguiendo la linea del Mar, y dejamos atrás el famoso centro comercial Larcomar para dirigirnos a Barranco.Desde la bicicleta, uno puede apreciar perfectamente la arquitectura del lugar, mezcla de nuevas construcciones y de la antigua Lima.

La siguiente parada nos regala una vista excepcional de la costa miraflorina. Uno no puede visitar la ciudad y perderse la vista que Rodrigo y David nos muestran. Antes de llegar a la plaza de Armas de Barranco, aun nos detendremos una vez más, para conocer otro mirador excepcional que pocos turistas conocen. Dejaremos que sigan guardando el secreto!

Una vez en la plaza de Armas, desmontamos de las bicis para visitarla con calma. Cruzamos el famoso puente de los respiros cumpliendo la tradición que señala que quien por primera vez vea el puente y lo cruce sin respirar, se le cumplirá el deseo que pida. Es un lugar hermoso donde tomar fotografías. Destacando arquitectónicamente la Iglesia de Barranco, que fue erigida en adobe y quincha a mediados del siglo XVIII.

A estas horas y después de darle a los pedales, los estómagos empiezan a protestar. Rodrigo y David nos llevan hasta un local con una preciosa terraza al aire libre, donde dejar las bicicletas y disfrutar de una infusión de muña y un riquísimo bocadillo de butifarra.Ya con la barriga llena, tomamos el camino de regreso, con la sensación de haber conocido un poco más esta ciudad de rincones preciosos y acantilados espectaculares como más nos gusta: a golpe de pedal.

Una salida ideal para descubrir la ciudad disfrutando de un ritmo tranquilo, sin necidad de tomar un taxi o combi y lejos de las aglomeraciones y grupos grandes. Recomendadisimo para toda la familia y grupos de amigos que no han tenido aún la oportunidad de conocer Miraflores y Barranco.