Ríos de Arequipa que debes visitar



Este factor influye en su clima desértico, apenas influenciado por sus grandes ríos como el Ocoña, el Majes, el Victor y el Tambo.

El rio Ocoña es el que tiene el mayor caudal de aguas en toda la costa peruana y sin embargo, no rinde la utilidad que debería rendir, por correr en el fondo de un profundo cañón que sus mismas aguas torrentosas fueron cavando en el transcurso de los siglos, sin dejar veredas laterales aptas para el cultivo.

El río Majes es el más extenso del departamento, por nacer en las goteras de la Meseta del Titicaca, corriendo de Este a Oeste paralelo al tramo de los Andes marítimos.



Este rio cuenta con dos grandes unidades agrícolas y de concentración humana en su parte central y en su desembocadura. Por esta razón toma tres nombres distintos: se llama Colea en sus orígenes en la alta puna dedicada al pastoreo en algunas localidades. Al llegar al pie del coloso Coropuna, recibe como afluente el rio Andamayo, cambiando de orientación hacia el Sur, para desembocar en la costa.

En esta parte central se llama rio Majes, en una extensión de 65 Kms., y que alcanza a irrigar hasta tres km. de ancho del valle, dando lugar a la existencia de numerosas tierras de cultivos como la vida, el maíz, el trigo, los frutales. El centro de este rico valle es el pueblo de Corire. Luego el río se encajona para cruzar por bajo de la planicie desértica, apareciendo en un delta inmenso que toma el nombre de río Carnaná, donde está situada la ciudad de este nombre, en medio de un inmenso triángulo de 10 Km., de base frente al mar constituyendo una importante unidad agrícola, donde se producen magníficas naranjas, arroz, maiz y frutales.

El río Victor es también un río que cambia de nombres. Originándose en las alturas de la meseta del Titicaca, en declive al Pacífico por los pequeños torrentes irregulares del Sumbay y del Banco, se llama el río Chili al llegar a un profundo cañón que socava las bases del volcán Misti.

Pasa por la ciudad de Arequipa bajo de sus hermosos puentes de piedra labrada, regando la feraz y pintoresca campiña arequipeña; para encajonarse entre las lavas volcánicas y los desiertos. Más abajo, este río se llama el Vitor centro agrícola de gran importancia por su producción de vid, de caña y sobre todo de alfalfa, como base de una industria de ganado lechero de alto rendimiento.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *