Sandboarding en las arenas de Ica



El desierto de Ica es el escenario perfecto para la práctica de uno de los deportes de aventura con mayor dosis de adrenalina: el sandboarding o tablarena. Quienes lo visitan pueden convertirse en sandboarders y deslizarse por sus dunas sobre tablas de madera mientras aprecian la hermosa vista al oasis de la Huacachina, el único en Sudamérica. Su nombre proviene de los vocablos quechua “huaccac china” o “llanto de mujer”, ya que según la leyenda, allí se depositan las lágrimas de la princesa del pueblo que cesó de llorar al conocer a su amado, el guerrero Ajall Kriña.

Cómo llegar

El trayecto de Lima a la ciudad de Ica dura en promedio cuatro horas y de ahí hay que pasar cinco kilómetros más para llegar al desierto. Agencias como Perú Nasca Tours cubren el viaje y organizan paseos en carros areneros o tubulares -de nueve de la mañana a cinco de la tarde- que trasladan a los visitantes hasta las dunas al noroeste de La Huacachina, donde se practica el sandboarding a nivel aficionado y se realizan campeonatos profesionales de este deporte (estos paseos incluyen el alquiler de la tabla y el  adiestramiento del instructor).



Dónde quedarse

Si nos quedamos cautivados por el paisaje podemos hospedarnos en el Hotel El Huacachinero, famoso por su restaurante que incluye lo mejor de la gastronomía del lugar, entre la que destacan la Sopa Seca, Carapulcra de Cerdo, postres como las tejas y las chapanas y el infaltable pisco.

Otra buena opción es el Hotel Mossone, desde cuya terraza -con servicio de bar y una amplia piscina- podemos divisar la imponente puesta de sol sobre el oasis huacachinero.

De regreso a la ciudad y frente a la Plaza de Armas se ubica el conocido hotel Sol de Ica, con conexión wireless a internet y sala de conferencias para convenciones de negocios. Se puede comer en el restaurante del hotel o degustar los más deliciosos potajes iqueños en la peña-restaurant El Caramba (Prolongación Ayabaca 862), mientras se disfrutamos de los mejores espectáculos de danzas negras.



Otros atractivos

Además del sandboarding en las dunas de la Huacachina, la ciudad de Ica -de clima soleado durante todo el año- tiene diversos atractivos turísticos, entre los que destacan su catedral y Plaza de Armas, el Museo Regional Adolfo Bermúdez Jenkins y la Viña Tacama (a 45 minutos de la ciudad), donde se elaboran vinos y piscos galardonados a nivel internacional.

Para los que deseen hacer un recorrido más extenso, también pueden visitar la Reserva Nacional de Paracas, en la provincia de Pisco (a 3 horas de la ciudad de Ica en dirección al sur), donde se observan curiosas formaciones rocosas y la presencia de comunidades de lobos de mar. Y a tres horas de la ciudad en el sentido contrario se puede divisar en avioneta las Líneas de Nazca, figuras impregnadas en la arena de más de dos mil años de antiguëdad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *